Bajó la 1°:

0

El “Capo” gritó campeón

 OHiggins venció por la mínima a Universidad Católica en la gran final del torneo de Apertura y se coronó campeón del fútbol chileno por primera vez en su historia.

Tras quedar igualados en puntaje en la última fecha del fútbol nacional, Universidad Católica y OHiggins llegaban al partido de definición que develaría el nuevo campeón chileno. Para coronar los esfuerzos del semestre de la mejor forma, Lasarte jugó sus cartas con:Toselli, Álvarez, Andía, Martínez, Parot; Ríos, Costa, Cordero, Manzano; Jadue y Sosa. En tanto, Berizzo confió su 11 en: Garcés; Opazo, Uglessich, Barroso, López; Leal, Fuentes, Hernández; Figueroa, Calandria y Barriga.

A los 3 minutos de iniciado el encuentro ya avisaba Calandria para OHiggins, pero Toselli entró metido en el partido.  Los celestes mostraban más ganas, y aunque no sacaban grandes ventajas, se veían mejor parados en la cancha. Gonzalo Barriga también tuvo su oportunidad a los 20´.

Católica adelantó sus líneas y comenzó a presionar la salida de OHiggins, aunque ambos equipos evidenciaban imprecisiones y les costaba mantener el control del balón. Jadue, Cordero- con un gran achique de Paulo Garcés- ,y un palo de Tomás Costa marcaron tres oportunidades claras de gol para los de Lasarte, en menos de cinco minutos.  Cuando el reloj marcaba media hora de juego, parecía que el partido “prendía”.

A los 34´llegarían los abrazos celestes: Tiro libre de Yerson Opazo y Pablo Hernández estuvo atento para anticipar en el primer palo y vencer a Toselli para el 1 a 0. Los de la precordillera pudieron igualar el marcador cinco minutos después, con un tirazo de Michael Ríos de media distancia que rozó el palo derecho del arco de Garcés.  Cuando el partido ya finalizaba, Luis Pedro Figueroa debió abandonar la cancha por lesión, siendo reemplazado por Francisco Pizarro.

Ya en la segunda fracción, la Católica salió a buscar el partido, con llegadas de Costa, Ríos y el ingresado José Luis Muñoz, que inquietaron en innumerables ocasiones el arco de Garcés. OHiggins esperaba atrás y trataba de salir de contra, con Calandria y Barriga como sus estandartes. Los cruzados, al otro lado, seguían llegando con todo, pero su ex-arquero estuvo impecable para contener. Los de Rancagua aguantaban como podían. Los minutos pasaron, y aunque OHiggins esperaba peligrosamente, el marcador no se movió y Osorio dio el pitazo final.

Así, los celestes levantaron la primera copa de su historia, coronando un semestre donde –junto con Católica- fueron sin duda, los equipos más regulares. El subcampeón, en tanto, deberá conformarse con participar en la liguilla, que lo enfrentará a Deportes Iquique.


Por María José Orellana.

Share.

About Author

Comments are closed.