San Palermo

0

San Palermo: El día en que Martín salvó a la Argentina

 
El 10 de Octubre del 2009, Martín Palermo escribió otro capítulo de su interminable historia con el gol. Argentina y Perú igualaban en un tanto, lo que dejaba a la Albiceleste con un pie fuera del Mundial. Corría el minuto 92, y cuando parecía que la paridad era definitiva, el ‘Loco’ hizo otro milagro: aprovechó un rebote en el área y metió a Argentina de vuelta en la pelea.   

En la penúltima fecha de las Eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010, Argentina recibía a Perú en el Monumental de River. El cuadro albiceleste, en ese entonces dirigido por un cuestionado Diego Armando Maradona, llegó en la cuarta posición de la tabla, luchando palmo a palmo la clasificación con Uruguay.

En la primera fracción, Argentina fue absoluto dominador del cotejo. Las combinaciones entre Messi, Aimar e Higuaín le causaron muchos problemas a la sección del Rímac, que se replegó en su campo y le cedió el terreno a la ‘Albiceleste’. Sin embargo, pese al dominio local y a las oportunidades de Higuaín y Aimar dentro de la primera media hora de juego, el primer tiempo culminó en cero.

Argentina necesitaba el gol, por lo que en el descanso, Maradona dispuso del ingreso de Palermo en lugar de Enzo Pérez, buscando generar un mayor volumen de ataque. Rápidamente llegaron los resultados: a los 47’, Aimar asistió a Higuaín y el ‘Pipita’ no falló, abriendo el marcador y dando tranquilidad al elenco trasandino.

No obstante, tras la apertura de la cuenta, Perú reaccionó, abandonó su disposición conservadora y con un juego dinámico y ofensivo desnudó los nervios y los ripios defensivos de la ‘Albiceleste’. Así fue como el cuadro del ‘Chemo’, liderado por Vargas, Palacios y Fano, convirtió en figura a Sergio Romero, quien evitó el empate en varias ocasiones.

Pero sobre el final, cuando corrían los 89’, Hernán Rengifo aprovechó una desinteligencia en la zaga trasandina y silenció al Monumental con un cabezazo imposible para Romero. Un empate agónico y que dejaba a Argentina al borde de la eliminación.

Todo estaba acabado para Maradona y compañía. La paridad parecía irreversible… pero en el segundo minuto de descuento, apareció Martín. Sí, Martín Palermo, el goleador sempiterno, el ‘Loco’, el que no sabe de imposibles. El héroe de Boca Juniors, el de la película. Palermo, el de los milagros.



Tras un córner servido desde el sector derecho, y una serie de rebotes, Martín Palermo, que estaba donde tenía que estar, en ese lugar indicado, donde están los goleadores que tienen ese apetito de gol insaciable, con un suave toque de zurda metió de vuelta a Argentina en la pelea por la clasificación y salvó a Diego Maradona.


 


“Y Palermo que le mete respiración boca a boca, produce la resucitación, le da otra vez aire al equipo argentino. Le pone nuevamente alas a la esperanza” –Enrique Macaya Márquez


Por Eduardo Ortega

Share.

About Author

Comments are closed.