¿Qué fue de?: «Candonga»

0

¿Qué fue de?: Juan «Candonga» Carreño


 

Si bien no fue un delantero hábil con la pelota en los pies, ni tampoco destacó por su velocidad o por sus gambetas, Juan Carreño se las arregló siempre para figurar por su “pachorra” dentro del campo de juego. Se caracterizó por su potencia física, la garra y el corazón que ponía en cada pelota. Además, claro, de su fuerte personalidad y sus constantes indisciplinas. Un goleador que supo comandar la histórica campaña de Unión Española en la Copa Libertadores de 1994, y que fue el suplente de la dupla «Sa-Za» en las eliminatorias rumbo a Francia ’98. Así fue “Candonga”, uno que quedó en la memoria de los futboleros en los noventas.

 

A lo largo de su carrera, el “Candonga” vistió los colores de 14 cuadros nacionales y jugó una temporada en México. Comenzó en Colo-Colo, sin embargo, pese a sus capacidades, nunca llegó a jugar con la camiseta del “Cacique” debido a su comportamiento, que lo llevó a ser cedido varias veces a préstamo.

Así, comenzó su periplo donde registró pasos por Unión San Felipe, Everton, Coquimbo Unido, Cobreloa, Deportes Concepción y Unión Española, entre otros. Precisamente, sería en los hispanos donde Carreño lograría su mejor campaña, erigiéndose como una de las figuras del elenco dirigido en ese entonces por Nelson Acosta, que logró llegar a cuartos de final de la Copa Libertadores de 1994. “Candonga” marcó cinco de los once goles del cuadro rojo en la competición, siendo el tanto ante Cruzeiro en octavos de final el más recordado por la fanaticada.


Su gran campaña en el concierto internacional le abrió las puertas al extranjero, específicamente a México, donde jugaría por los Pumas de la UNAM. Sin embargo, fue corta su estancia en el exterior, ya que tras una trifulca en un entrenamiento, donde golpeó a un compañero, Carreño dejaría el club y volvería a los pastos nacionales.


La Selección

Carreño fue uno de los delanteros de la selección sub-20 que logró el cuarto lugar en la Copa del Mundo Juvenil de 1987. Compartió con jugadores como Javier Margas, Luis Musrri, Fabián Estay, Raimundo Tupper, Luka Tudor y Pedro “Heidi” González.


Luego, “Candonga” formaría parte de la Selección Adulta durante las eliminatorias de cara a Francia 1998. En la última jornada, Chile enfrentó a Bolivia con la obligación de triunfar para asegurar la clasificación, y Carreño jugó un gran encuentro marcando el tercer tanto del compromiso, lo que hacía prever que sería el suplente de la dupla «Sa-Za» en el Mundial. Sin embargo, Nelson Acosta no lo consideró en su nómina final y optó por Manuel Neira.


 

Posteriormente, en una entrevista Juan Carreño culpó a Iván Zamorano de su exclusión del certamen mundialista. “Candonga” acusó a su compañero de ser el “cabrón” de la selección, y agregó que por él pasó la decisión de llevar finalmente a Manuel Neira. Fue una profunda herida que no sanó.

 

Barrió con todos

Carreño no sólo es recordado por sus goles, sino que también por sus constantes indisciplinas y su fuerte temperamento que más de alguna vez lo traicionó. Y hay un episodio en especial que lo marcó. El 27 de septiembre de 1998, en el compromiso que enfrentaba a Huachipato contra Deportes Osorno, luego de ser expulsado, “Candonga” se enfrascó en una pelea con el arquero rival, Hernán Caputto, quien le recordó que no fue nominado al Mundial. Carreño reaccionó, noqueó al guardameta y golpeó a otros cinco jugadores rivales, teniendo que retirarse escoltado por carabineros. Una imagen que dio vuelta el mundo.


 

El Señor de la Noche

“Candonga” también era una figura fuera de la cancha. Amigazo de la bohemia, amante del alcohol y las mujeres. Y nunca lo escondió. En una entrevista con «The Clinic», el artillero aseguró que nunca tuvo problemas con los técnicos que lo dirigieron, ya que les advertía lo que se venía, explicaba sus vicios y defectos. Incluso, confesó haber llegado un par de veces pasado de copas a los entrenamientos.

 

Finalmente, “Candonga” colgó los botines en el año 2003, tras defender los colores de Deportes Concepción, culminando una trayectoria donde dejó un sinfín de anécdotas y destacó por su estilo combativo. Pese a no ser un dotado técnicamente, como otros delanteros de la época, Carreño es aún recordado, y muchas veces idolatrado, por su manera de encarar este deporte, por ir siempre al frente y, como se dice vulgarmente, “poner huevos”.


“Mira, si quieren a un buen jugador, estoy; si quieren a una buena persona, está; si quieren a un ganador, vamos; si quieren a un compadre que tranque con la cabeza, estamos. Pero si les interesa un mariconcito que se ande callado y sin ir de frente, entonces Juan Carreño no puede volver al fútbol”

Por Eduardo Ortega

 

Share.

About Author

Comments are closed.