“Rojos” de Alegría

0

Momento Histórico: “Rojos” de Alegría

Foto: Agencia UNO

En la antesala de un nuevo Unión Española y Colo-Colo en Santa Laura, retrocedemos casi dos años, ahí llegamos a la última fecha del transición 2013, fecha donde Unión enfrentaba a los “albos” en el reducto de plaza Chacabuco. Los hispanos llegaban a la última fecha peleando palmo a palmo con Universidad Católica la corona. Revive aquel momento histórico.

Un 26 de Mayo del año 2013, se definió el torneo de transición del fútbol nacional. A la última fecha llegaban igualados en puntos, la Unión Española de José Luis Sierra, y la Universidad Católica de Martín Lasarte. La tarea no era fácil para ambos: Los “rojos” recibían-tal como el día de mañana-, a Colo-Colo en Santa Laura, los “cruzados”, por contraparte, debían viajar al norte para verse las caras con San Marcos. Todo con un atenuante: Los “rojos” contaban con mayor diferencia de goles, por lo que de haber igualdad de resultados en ambos duelos, serían los de “colonia” los que alzarían la copa.

A pesar de andar deambulando en medianía de la tabla, y con un técnico interino-Hugo González-, Colo-Colo no quería ser la “guinda” de la torta en Santa Laura, y fue así como le planteó un partido cerrado a los locales. La tarea se presumía algo más fácil para los de la pre cordillera: San marcos ya estaba descendido, y jugaba sólo por el honor. Sin embargo, en el norte el partido también sería apretado.

Antes de terminar la primera fracción, Renato Ramos colocaba en ventaja a San Marcos. A su vez, en Santiago, el primer lapso terminaba 0-0. En el segundo tiempo, Fernando López-en contra-, le daba la igualdad a Católica, e instalaba el nerviosismo en Santa Laura. Unión no encontraba las armas, y eran los “albos” los que se acercaban a abrir la cuenta. Sin embargo, en el último cuarto de hora aparecería Patricio Rubio-trás centro de Currimilla-, para abrir la cuenta y desahogar las gargantas hispanas, el campeonato se veía  un poco más cerca. Ahora, Católica necesitaba al menos dos goles en Arica. A pesar de aquello los hispanos no estarían al margen de sufrimiento, pues Colo-Colo estuvo cerca de empatarlo a poco del final. En el norte,los “cruzados” llegarían al triunfo en los descuentos con tanto de Matías Mier de penal. Sin embargo, el marcador en Santiago no se movería más, y el silbato final de Eduardo Gamboa desataria la alegría total, de un estadio Santa Laura repleto hasta las banderas.

Y es que los locales estaban más rojos que nunca, rojos claro, pero rojos de alegría.

 

Por Mario Ramírez

 

Share.

About Author

Comments are closed.