Columna: Rusia 2018, un Mundial decepcionante

0

Este Mundial ha sido una verdadera decepción.Los equipos han privilegiado el resultado como fin máximo, sin importar la forma. Una verdadera traición al fútbol, que se originó para entretener y que hoy es un espectáculo que es seguido por millones de personas. Al menos en Rusia 2018 de espectáculo hubo poco.

¿Cómo tipos que aman el fútbol prefieren jugar a perseguir el balón antes de tenerlo? Sí, el resultado queda en la memoria de todos, sí, la táctica es un factor determinante, pero hagan este ejercicio conmigo y piensen: ¿Cuántos partidos fueron inolvidables en este Mundial? ¿Cuántos  verían nuevamente para deleitarse? Yo no puedo contar más de tres (España vs. Portugal; Bélgica vs. Brasil y Argentina vs. Francia). Un número bajo y muy lejos de la expectativa.

Cada entrenador tiene su libreto, cierto, pero no se puede olvidar el verdadero sentido del fútbol, no se puede simplificar el hecho de que este deporte es mucho más que un simple resultado. No profundizaré en el aspecto social o incluso político que tiene, pero sí en su característica de espectáculo. El Mundial vende, lo sabemos, los vivimos, pero el producto te deja con gusto a más cuando equipos llegan a instancias finalices con una propuesta que no quieren el balón, que no quieren atacar. Hoy la pelota detenida es el factor clave del Campeonato, pero los resultados no pueden volvernos ciegos o transformarnos en conformista, sobre todo a los amantes día a día del deporte rey.

El Mundial se acaba con una tendencia peligrosa. Los equipos finalistas (el otro seguramente será Inglaterra) llegan por ser mejores en los detalles no en el juego (válido), no por ser mejores que sus rivales con el balón, el recurso natural de este deporte. Involución.

Share.

About Author

Periodista surgido de la Universidad de Santiago. El fútbol es mi gran pasión.

Comments are closed.