COLUMNA | La jerarquía no se compra

0
Las miradas se concentraron en el Parque de los Príncipes. El multimillonario París Saint Germain disputaría uno de los encuentros más atractivos de la Champions League frente al Real Madrid. Un choque apretado. Una llave que se encontraba abierta, pese al 3-1 en contra que le propinó el equipo español en la ida. Sin embargo, el clima de remontada y las ganas por dar el gran salto europeo, se vio mermado por la jerarquía merengue.

Pareciera ser que el cuadro francés siempre se queda estancado. Algo similar a lo que le ocurre al Manchester City: equipos que gastan una millonada en contrataciones, pero no se refleja en lo deportivo. Con tal inversión, no basta con hacer un buen papel. La exigencia aumenta a tope, donde los títulos son lo únicos que pueden compensar el gran gasto que se realiza en fichajes.

Y es aquí donde el equipo de Unai Emery no logra consolidarse. Le pasó exactamente lo mismo en la edición pasada, cuando Barcelona – con polémica incluida – dio vuelta un lapidario 4-0 en el Camp Nou. Incluso, siendo gran favorito, desperdició un escenario más que favorable para avanzar de fase. Quizás, una situación muy similar a la de este año, considerando que el Madrid no anda en la liga española y quedó sorpresivamente eliminado de la Copa del Rey.

No obstante, nuevamente fue el elenco parisino quien quedó en el camino. Una lección clara y contundente sobre cómo triunfar en este deporte. No basta con conformar el mejor equipo del mundo si eso no va acompañado de un progreso y espíritu ganador. Las grandes figuras suelen marearse, y quien esté más certero para dar el golpe, será quién se quedará con la victoria. Eso sucedió acá, tanto en la ida como en la vuelta.

Y ojo, que ni siquiera pudieron ganar en su estadio frente a un millar de fanáticos ansiosos por avanzar de fase. Algo que vuelve a refregar que la jerarquía no se compra, sólo se gana y perdura en el tiempo.

Share.

About Author

Comments are closed.