Gracias a la vida

0

Gracias a la vida

Cuando Alexis Sánchez picaba esa pelota mágica a eso de las 19:47 del pasado sábado 4 de julio, de ese inolvidable 4 de julio, la fiesta se empezaba a desatar en el país entero. Para mi y en mi interior no era distinto, un llanto contenido desde que tengo uso de razón, y es que la vida me había dado el privilegio de presenciar un echo que seguramente recordaré por siempre.

Amo tanto este deporte, como de seguro lo hace usted y espero que se sienta identificado con mis palabras. Y es que nuestra larga historia futbolística se ha basado principalmente en decepciones, frustraciones, triunfos morales y llanto- no de alegría precisamente-. Es por eso que cuando ese cuarto penal entraba casi pidiéndole permiso al arco sur de Ñuñoa, se acababa con ello una vida lamentos, una vida de amarguras, una vida de espera. Chile por fin era campéon de algo, era campeón de américa.

Por qué yo? No sé, por que no mi abuelo que amaba este deporte más que yo, que me inculcó el amor por el fútbol, y que partió cansado, con la esperanza de ver alguna vez una epopeya como la que yo acababa de vivir. Por que no Don Sergio Livingstone, Don Julio Martínez, o Carlo de Gavardo, que partió sorpresivamente ese mismo día. Por que no tantos otros que de seguro merecían sin dudas presenciar el momento más importante de la historia del deporte nacional.

Por qué no? Por que la vida es así, te sorprende, te da alegrías, penas y en nuestro caso y hasta el momento cada 100 años una copa. Es por eso que me siento un privilegiado de la vida y no me queda más que atesorar este momento como de seguro usted lo ha echo. Atesorar aquel 4 de julio del 2015 que alguna vez le contaré a mis nietos, como el día en el que un técnico lleno de sueños condujo a un grupo de 23 guerreros a lo más alto. Aquel 4 de julio del 2015, el día en que todo el país lloró, pero de alegría. Aquel 4 de Julio del 2015, día en el que le dimos por fin un bofetazo, después de soportar sus innumerables humillaciones a esa que parecía no querer nunca ceder ante nosotros, pero que terminó de rodillas esta vez, aquel día inolvidable del bofetazo a la historia…Aquel 4 de Julio del 2015, el día en el que 17 millones de chilenos, gritamos por fin… Campeón!!!

Gracias a la vida.

Por Mario Ramírez

Share.

About Author

Comments are closed.